SOSTENIBILIDAD: TAREA DE [email protected]

Hace un tiempo escribí un artículo en el cual invoco, por un lado, a tomar consciencia respecto al cuidado del medio ambiente a través de conocer mejor el funcionamiento de nuestro planeta, recomendando un documental al respecto; y, por otro lado, apelando a la sostenibilidad de largo plazo en base a nuestra toma de decisiones de ahora en adelante, es decir, incluir un criterio adicional al momento de decidir nuestras acciones, referido al cuidado del medio ambiente.

Mi visión macro de nuestra situación medioambiental es la siguiente:

“Durante muchos años la acción del ser humano en el planeta ha sido muy egoísta respecto a mantener estables las condiciones de vida para los futuros seres humanos. Podemos justificar, hasta un determinado momento, que se dió por ignorancia. Pero también es claro que, desde un determinado momento y hasta la fecha, pesan más los intereses políticos y económicos en el corto plazo, que considerar la sostenibilidad de la vida a largo plazo.

Esta actitud egoísta ha generado en el tiempo que el ser humano rompa los equilibrios naturales de los distintos procesos medio ambientales que se dan en la tierra, los cuales están relacionados unos con otros y se dan a nivel de todo el globo.

Todos los fenómenos meteorológicos que hoy vivimos y que causan tantos daños, no son otra cosa que la reacción de nuestro mundo a volver a encontrar el equilibrio en sus procesos naturales, una fuerza que nadie puede controlar, y a la cual seguimos desafiando.

Si seguimos actuando inconscientemente respecto al cuidado del medio ambiente, estamos empujando a nuestro planeta a que se regenere o se transforme buscando encontrar nuevamente su equilibrio, y puede que en ese proceso simplemente nos extermine.”

El agua ¡¿recurso escaso?!

A fines del año pasado participé virtualmente en el “IESE GLOBAL ALUMNI REUNION 2021 – DEDICADA A LA SOSTENIBILIDAD” y, en general, me quedó la impresión de que hay grandes movimientos y proyectos en marcha enfocados en un desarrollo sostenible en nuestro planeta, lo cual me dio mucha satisfacción; pero también pude concluir que la situación actual en la que nos encontramos no es muy alentadora, y no puedo dejar de estar preocupado al respecto, más aún cuando vemos en el día a día que nuestro comportamiento generalizado no está a la altura de dicha realidad, pues la comodidad o la ignorancia, todavía nos gana.

Algo adicional que entendí de las charlas que presencié, es que hay grandes poderes económicos y políticos involucrados, tanto a favor como en contra del cambio climático, y que mientras se van poniendo de acuerdo, igual todos los seres vivos de este planeta seguimos sufriendo las consecuencias.

En ese sentido, es muy importante generar consciencia al respecto y tomar acción, algo muy bueno que nos enseñan los movimientos de limpieza de playas que existen alrededor del mundo, pues tienen claro que hay mucho que subsanar, pero la gran meta es que dejemos de ensuciar en general.

Empecemos informándonos al respecto, eduquémonos bien y busquemos ir cambiando nuestros hábitos. Para revertir el daño ya generado al medio ambiente debemos participar [email protected], dejando de ser egoístas, viendo más allá de los años que lleguemos a vivir, es decir, transcender los límites de nuestra existencia.

Hace poco encontré un concepto muy interesante, Responsabilidad Universal, que me ayudó a entender que, o somos parte del problema, o somos parte de la solución, debemos decidir:

“Hablando en general, hay dos tipos de felicidad y de sufrimiento: físicos y mentales; de los dos, considero que el sufrimiento y la felicidad mentales son más intensos. De aquí, insisto en la importancia del adiestramiento de la mente para poder sobrellevar el sufrimiento y alcanzar un estado más duradero de felicidad. No obstante, tengo una idea más concreta y general de la felicidad: una combinación de paz interior, desarrollo económico y, por encima de todo, paz mundial. Para lograr estos fines considero necesario desarrollar un sentimiento de responsabilidad universal, una profunda preocupación por todos, sin tener en cuenta el credo, el color, el género o la nacionalidad. Para conseguir esta responsabilidad universal hay que partir del hecho de que los deseos de todos mis semejantes son los mismos que los míos. Cualquier ser busca la felicidad y no desea el sufrimiento. Si nosotros, como seres humanos inteligentes, no aceptamos este hecho, habrá cada vez más sufrimiento en este planeta. Si actuamos en nuestra vida de forma egoísta e intentamos utilizar a los demás siempre en nuestro propio interés, podemos obtener beneficios temporalmente, pero a la larga no conseguiremos ni siquiera la felicidad individual, y la paz en el mundo será también algo inalcanzable…

Por otra parte, si la humanidad continúa resolviendo sus problemas considerando sólo las conveniencias a corto plazo, las generaciones futuras tendrán ante sí enormes dificultades. La población mundial está aumentando y los recursos naturales se van agotando rápidamente. Por ejemplo, nadie sabe con exactitud cuáles serán las consecuencias que traerá consigo la masiva desforestación, en relación con el clima, al suelo y al sistema ecológico mundial en general. Nos enfrentamos a tantos problemas porque la gente se preocupa de resolverlos sólo a corto plazo, de forma egoísta y desconsiderando al resto de la humanidad. No piensan en el mundo ni en las consecuencias a largo plazo para la vida del planeta. Si nosotros, las personas de la actual generación, no meditamos sobre esto, las generaciones futuras no podrán hacer frente a tantas calamidades.”

Extracto de libro “Las Leyes de la Vida” del Dalai Lama.

Espero haberte hecho pensar un poquito y sobre todo que esté claro el hecho de que la sostenibilidad es, ahora, tarea de [email protected] Yo tomé consciencia de ello hace ya varios años y sigo esforzándome para cambiar mis hábitos y los de mi familia, lo cual no es fácil por dos factores fundamentales: todavía no hay una conciencia generalizada en la sociedad, y las autoridades todavía no se la creen (acatan algunos puntos por cumplir, pero no por convicción, lo cual puede ser peor en determinados casos).

Para iniciar tu cambio de hábitos, empezar a tomar consciencia y a ser parte de la solución, te recomiendo leer el ebook “Hábitos sostenibles para cuidar nuestro planeta” de Romina Chullén (@ildolcefarnienterc) y seguir el movimiento https://hazla.pe/, con quienes participé en un programa, durante la pandemia, para aprender sobre los tipos de basura que desechamos en casa, y como tratarla para que pueda ser aprovechada por los recicladores.

Que los futuros seres humanos puedan disfrutar de las maravillas que tiene nuestro planeta, como nosotros lo hacemos, va a depender de nuestro compromiso al cambio desde hoy, en realidad desde ayer, ya estamos algo tarde.

Con mucho amor y buenas vibras.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.