La Lectura

Hay hábitos que sabemos que son buenos, así lo pregonamos, pero sin embargo en muchas ocasiones no los ponemos en práctica. Uno de esos hábitos es la lectura.

De la misma forma, si nos preguntan si la lectura es un buen hábito, pues todos diremos que sí y seguro muchos tendrán claro el por qué la lectura es un buen hábito, pero habrá muchos que creen que lo saben porque así lo han escuchado toda su vida, sin embargo, no han explorado este hábito a profundidad.

Información al respecto podemos encontrar de sobra, igual les comparto algunos links que me llamaron más la atención:

Yo resumo los beneficios de la lectura así: “la lectura puede cambiar tu vida positivamente”.

Ahora, probablemente ya seas un lector, pues lees un montón de documentos e informes en el trabajo, la universidad, postgrado, etc; genial, pero distraerte un rato de tus lecturas obligatorias, con algunas recreacionales o de temas distintos a los que ves en tu día a día, es lo que realmente hará que este hábito te genere cambios positivos, ampliando tu alcance a zonas nuevas, por descubrir.

Desde nuestra perspectiva en Cambio Positivo, creemos que la lectura nos va a incitar a cuestionarnos, enriquecer nuestro bagaje de opciones y alternativas para la toma de decisiones, conocernos más y mejorar.

Imagen que contiene libro, estante, interior, cuarto

Descripción generada automáticamente
@rickyrecap

Una de las excusas más sonadas del porque no leemos, es la falta de tiempo. En realidad, es una excusa muy usada a la hora de querer instaurar un buen hábito en nuestra vida, por lo que necesitamos ser fuertes, disciplinados y perseverantes; así como no esperar resultados en el corto plazo, una muy mala costumbre de nuestra sociedad hoy en día, que trae como consecuencia que a lo que realmente da valor a la vida humana, paradójicamente, cada vez lo apreciamos menos. Tiempo hay, la forma de cómo y en qué lo usamos es el reto, lo cual será tema de un próximo artículo.

Y cómo somos tercos por naturaleza, a continuación, comparto algunos extractos de escritores famosos, que a pesar de que sus escritos son de muchos años atrás, sirven muy bien como ejemplo de un hábito que ha impactado positivamente la vida de muchas personas a lo largo de la historia:

“La ignorancia se degrada sólo cuando se encuentra en compañía de riquezas. La miseria y la penuria frenan al pobre hombre; su empleo toma el lugar del conocimiento y ocupa sus pensamientos: mientras que los hombres ricos que son ignorantes viven solo para su placer y se parecen a una bestia; como se puede ver a diario. También deben ser reprochados por no haber utilizado la riqueza y el ocio para lo que les otorga su mayor valor.

Cuando leemos, otra persona piensa por nosotros: simplemente repetimos su proceso mental. Es lo mismo que el alumno, al aprender a escribir, siguiendo con su bolígrafo las líneas que el profesor ha escrito. En consecuencia, en la lectura, el trabajo de pensar se realiza, en su mayor parte, por nosotros. Es por eso que estamos conscientemente aliviados cuando pasamos a la lectura después de estar ocupados con nuestros propios pensamientos. Pero, al leer, nuestra cabeza es, sin embargo, realmente solo el campo de los pensamientos de alguien más. Y así sucede que la persona que lee mucho, es decir, casi todo el día, y se recrea al pasar los intervalos en una distracción irreflexiva, pierde gradualmente la capacidad de pensar por sí mismo; así como un hombre que siempre está montando al fin olvida cómo caminar. Tal es, sin embargo, el caso de muchos hombres de aprendizaje: se han leído a sí mismos como estúpidos. … Y así como uno estropea el estómago al sobrealimentar y, por lo tanto, perjudica a todo el cuerpo, también se puede sobrecargar y ahogar la mente dándole demasiada nutrición. Cuanto más se lee, menos quedan los rastros de lo que se ha leído; la mente es como una tableta que ha sido escrita una y otra vez. Por lo tanto, es imposible reflexionar; y es solo por reflexión que se puede asimilar lo que se ha leído si se lee directamente sin reflexionar más tarde, lo que se ha leído no se arraiga, sino que se pierde en su mayor parte.”

[…]

“Sería bueno comprar libros si también se pudiera comprar el tiempo para leerlos; pero generalmente se confunde la compra de libros con la adquisición de sus contenidos. Desear que un hombre retenga todo lo que ha leído, es lo mismo que desear que retenga en el estómago todo lo que ha comido. Se ha nutrido corporalmente de lo que ha comido, y mentalmente de lo que ha leído, y a través de ellos se ha convertido en lo que es. A medida que el cuerpo asimila lo que es homogéneo, el hombre retendrá lo que le interesa; en otras palabras, lo que coincide con su sistema de pensamiento o se adapta a sus fines. Todos tienen objetivos, pero muy pocos tienen algo parecido a un sistema de pensamiento. Es por eso que esas personas no tienen un interés objetivo en nada, y por qué no aprenden nada de lo que leen: no recuerdan nada al respecto.”

[…]

“Cualquier tipo de libro importante debe leerse inmediatamente dos veces, en parte porque uno comprende el asunto en su totalidad la segunda vez, y solo comprende realmente el principio cuando se conoce el final; y en parte porque al leerlo la segunda vez, el temperamento y el estado de ánimo son diferentes, de modo que uno tiene otra impresión; puede ser que uno vea el asunto desde otra perspectiva.”

Ensayo del filósofo Alemán Arthur Schopenhauer (1788 – 1860).
Fuente: https://fs.blog/2012/09/on-reading-and-books/

“La indicación principal, en mi opinión, de una mente bien ordenada es la capacidad de un hombre de permanecer en un lugar y quedarse en su propia compañía. Sin embargo, tenga cuidado, no sea que esta lectura de muchos autores y libros de todo tipo pueda hacerlo discursivo e inestable. Debes demorarte entre un número limitado de pensadores maestros y digerir sus trabajos, si quieres obtener ideas que te aseguren firmemente. En todas partes significa nada. Cuando una persona pasa todo su tiempo en viajes al extranjero, termina teniendo muchos conocidos, pero sin amigos. Y lo mismo debe ser cierto para los hombres que buscan un contacto íntimo con un solo autor, pero los visitan a todos de manera apresurada y apurada. La comida no sirve y no se asimila en el cuerpo si sale del estómago tan pronto como se come; nada impide una cura tanto como el cambio frecuente de medicina; ninguna herida sanará cuando se pruebe un ungüento tras otro; una planta que a menudo se mueve nunca puede crecer fuerte. No hay nada tan eficaz que pueda ser útil mientras se está cambiando. Y en la lectura de muchos libros es distracción.”

[…]

“Cada día adquiere algo que te fortalecerá contra la pobreza, contra la muerte y, de hecho, contra otras desgracias también; y después de haber repasado muchos pensamientos, seleccione uno para que se digiera a fondo ese día. Esta es mi propia costumbre; de las muchas cosas que he leído, reclamo una parte para mí.”

Seneca, IV, Edición de Librería Clásica de Loeb.
Fuente: https://fs.blog/2013/07/seneca-on-reading/

“Cuando llega la noche, regreso a mi casa y entro en mi estudio. En la puerta me quito la ropa del día, cubierta de barro y lodo, y me pongo mis vestimentas regias y cortesanas; y decentemente vestido, entro en las antiguas cortes de hombres antiguos, donde, recibidos por ellos con amor, me alimento de la comida que es mía y para la que nací. Allí no me da vergüenza hablar con ellos y preguntarles la razón de sus acciones; y ellos en su humanidad me responden. Y por espacio de cuatro horas no siento aburrimiento, olvido cada dolor, no temo a la pobreza, la muerte no me asusta. Me entrego por completo a ellos.”

Carta de Machiavelli a su amigo Franceso Vettori en diciembre de 1513, contándole su entusiasmo por la lectura.
Fuente: https://fs.blog/2012/12/niccolo-machiavelli-on-reading/

“7 de mayo de 2006

Querida Oprah,

¿Recuerdas cuando aprendiste a leer, o como yo, no puedes recordar un momento en que no sabías cómo? Debo haber aprendido de haber sido leído por mi familia. Mis hermanas y mi hermano, mucho mayor, leen en voz alta para evitar que los moleste; mi madre me leía una historia todos los días, generalmente un clásico de niños, y mi padre leía los cuatro periódicos que leía todas las noches. Luego, por supuesto, era tío Wiggily a la hora de acostarse.

Así que llegué al primer grado, alfabetizado, con una curiosa asimilación cultural de la historia estadounidense, el romance, los Rover Boys, Rapunzel y The Mobile Press. ¿Los primeros signos de genio? Lejos de ahí. La lectura fue un logro que compartí con varios contemporáneos locales. ¿Por qué esta precocidad endémica? Porque en mi ciudad natal, una aldea remota a principios de la década de 1930, los jóvenes tenían poco que hacer más que leer. ¿Una película? No a menudo: las películas no eran para niños pequeños. ¿Un parque para juegos? No es una esperanza Estamos hablando de calles sin pavimentar aquí, y la depresión.

Los libros eran escasos. No había nada que se pudiera llamar una biblioteca pública, estábamos a cien millas de distancia de la sección de libros de una tienda departamental, por lo que los niños comenzaron a distribuir material de lectura entre nosotros hasta que cada niño había leído todo el inventario de otro. Hubo largos períodos de sequía interrumpidos por los nuevos libros de Navidad, que comenzaron las rondas nuevamente.

A medida que envejecíamos, comenzamos a darnos cuenta de lo que valían nuestros libros: Anne of Green Gables valía dos Bobbsey Twins; dos Rover Boys fueron un intercambio uniforme por dos Tom Swifts. Escalofríos estéticos corrieron un pobre segundo a las emociones de adquisición. El objetivo, un conjunto completo de una serie, fue alcanzado solo una vez por un individuo de codicia excepcional: cambió el cochecito de muñecas de su hermana.

Fuimos privilegiados. Había niños, en su mayoría de zonas rurales, que nunca habían mirado un libro hasta que fueron a la escuela. Tenían que enseñarles a leer en primer grado, y estábamos impacientes con ellos por tener que ponernos al día. Los ignoramos.

Y no fue hasta que crecimos, algunos de nosotros, que descubrimos lo que les había sucedido a los hijos de nuestros sirvientes afroamericanos. En algunas de sus escuelas, los alumnos aprendieron a leer libros de tres a uno, de tres niños a un libro, lo que probablemente era una cartilla descartada de una escuela primaria de gramática blanca. Raramente los veíamos hasta que, más viejos, vinieron a trabajar para nosotros.

Ahora, 75 años después, en una sociedad abundante en la que las personas tienen computadoras portátiles, teléfonos celulares, iPods y mentes como habitaciones vacías, sigo caminando con los libros. La información instantánea no es para mí. Prefiero buscar en las pilas de la biblioteca porque cuando trabajo para aprender algo, lo recuerdo.

Y, Oprah, ¿te imaginas acurrucarte en la cama para leer una computadora? Llorando por Anna Karenina y aterrorizado por Hannibal Lecter, entrando en el corazón de la oscuridad con Mistah Kurtz, haciendo que Holden Caulfield te llame, algunas cosas deberían suceder en páginas blandas, no en metal frío.

El pueblo de mi infancia se fue, con la mayoría de los coleccionistas de libros, incluido el dudoso que cambió su juego completo de Seckatary Hawkinses por una escopeta y lo mantuvo hasta que fue recuperado por un padre furioso.

Ahora somos tres y vivimos a cientos de kilómetros de distancia. Todavía nos mantenemos en contacto por conversaciones telefónicas sobre temas recurrentes: “¿Cuál es su nombre otra vez?” seguido de “¿Qué estás leyendo?” No siempre recordamos

Mucho amor,

Harper”

Harper Lee, escritora, escribió esta carta a Oprah Winfrey.
Fuente: https://fs.blog/2012/12/niccolo-machiavelli-on-reading/

No podía hacer un artículo sobre la lectura, sin hacerlos leer un poco más de lo acostumbrado.

Aprovechemos la cuarentena, no hay excusa de falta de tiempo, e incorporemos el hábito de la lectura en nuestro estilo de vida.

#YoMeQuedoEnCasa

¡Cuídense mucho y buenas vibras!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .