ÁNGEL O TOÑO (TOÑITO)

Ya en anteriores artículos he mencionado sobre el proceso que inicié en su momento para generar un cambio positivo en mi persona, proceso que una vez iniciado nunca acaba, porque parte del aprendizaje es saber que oportunidades de mejora siempre vamos a encontrar.

En el presente artículo voy a abordar uno de los primeros indicadores de que algo no andaba bien, y que, como todos los cambios, se inicia con un cuestionamiento ¿Quién soy?

La primera respuesta que se nos puede venir automáticamente es nuestro nombre, obvio, sin embargo, ahí empezó mi problema.

A mí desde niño me han llamado Toñito, ya que mi papá era Toño, y desde que tuve uso de razón pues me pareció normal e incluso lógico, tanto así que si me preguntabas mi nombre Yo te respondía que era Toño.

Hasta ahí todo bien, comienzas a crecer y empiezas a tramitar tus documentos de identidad: boleta, libreta militar y por último el DNI. Si bien ya sabía desde el colegio que mis nombres eran Angel Augusto, no me familiarizaba para nada con ellos porque todo el mundo me llamaba Toño. Incluso en la universidad, dónde comienzas a relacionarte con un montón de gente nueva, pero dado que igual coincidí en la misma universidad con muchas de mis amistadas de niño, seguía identificándome como Toño, incluso si me preguntabas mi nombre te seguía respondiendo lo mismo.

Ya más grande empezaron mis cuestionamientos, pues Yo mismo llegué a dudar de cual era mi nombre, al menos con cual me identificaba o debía identificarme, al principio de alguna forma sentía que no me afectaba, hasta que toqué fondo, y no era porque dudara de mi nombre, algo aparentemente tonto, tenía unas fuertes raíces de falta de identidad. Tremenda debilidad para este mundo tan exigente en términos de presión social y de falsas apariencias (ahí es donde me encontraba).

Y ese fue el inicio de un viaje que siento que cada vez me permite volar más alto. Simplemente porque aligeras la carga que te mantiene en el fondo, la mayoría de las veces cargas innecesarias porque no nos corresponde llevarlas con nosotros, pero sin tener claridad de lo que somos, seguirán aumentando y evitando que despeguemos a ser nosotros mismos.

Vuelvo a recalcar que el primer paso para iniciar un cambio es cuestionarnos (https://cambiopositivope.wordpress.com/2019/08/22/cambio-positivo-2/) y creer que siempre existe una oportunidad para mejorar ya sea como persona, en el trabajo, en tus relaciones, en el deporte, etc.

Este fue el inicio de un largo proceso de cambio, ya que si bien empecé a ser fuerte en decir que por favor ahora me llamen Angel y no Toño o Toñito, quizá pareciendo hasta ridículo para muchos, para mí tenía una razón de ser más profunda, y a pesar de que en ese momento, como parte de la confusión en la que vivía, me importaba mucho lo que los demás pensaban de mí, descubrí a la par una fortaleza que me ayudó a seguir adelante batallando contra todo lo que se me presente, la energía del amor.

Vengo mencionando mucho al amor últimamente, porque es la receta mágica para encontrarnos, para ser felices y hacer felices a otros. Ahora soy consciente de esa energía del amor, pero en su momento fueron mi esposa y mis hijos los que me llevaron a descubrirla, el pensar en ellos, no en mí, fue lo que me dio la fortaleza para llegar al fondo, ir liberando la carga y empezar a remar sin parar, luchando contra creencias, paradigmas, modelos mentales y malas vibras, que siempre van a presentarse, pero si estamos bien plantados, serán una anécdota más del día. Como lo es ahora si alguien me llama Toño o Toñito, si es con cariño y amor, puedes llamarme como quieras, Yo soy Angel Augusto Cárpena Antezana y lo tengo bien claro.

Como ya se habrán dado cuenta soy un apasionado del surf, y esta es la mejor ola en la que he podido montarme, espero mantenerme en ella hasta el final y compartiendo lo aprendido, porque nada me dará mas satisfacción que ayudar a otros a aligerar cualquier carga que tengan y así poder vivir en paz.

Con amor y ¡buenas vibras!

6 comentarios sobre “ÁNGEL O TOÑO (TOÑITO)

  1. Desde pequeño he tenido diferente nombres rata, ratita, ratón, conde, nane, Mike, migue, Miguelito, Miguel Angel, pero la gente no pregunto cómo me gustaría ser nombrado, cuando conozco a una chica me preguntan cómo te llamás Miguel Angel, más Ángel que Miguel me comienzan a joder serás el diablo que chistoso y me terminan diciendo Miguel o migue… Nunca entendieron el mensaje. Me gustaría ser llamado Ángel pq?? Pq es diferente. Yo entendí con el tiempo, que cuando te lo dicen con respeto y cariño hay que aceptarlo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias mi querido amigo por compartir y efectivamente lo importante es tener claro de quién te lo dice con respeto y cariño, y aceptarlo, y lo más importante, que tú tengas claro quien eres ❤️ fuerte abrazo y buenas vibras tocayo 🙌

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .